Quickreview The Legend of Zelda – A Link Between Worlds

Muchos años han pasado desde aquel The legend of Zelda Ocarina of Time, juego que marcó un antes y después en toda la saga, pero si habéis conocido los inicios de esta, sabréis que antes de el citado titulo, existió en los tiempos de SNES otra joya del 2D llamado The Legend of Zelda – A Link to The Past, juego del cual muchos guardamos gratos recuerdos en nuestros corazones videojueguiles con gran cariño.

Pues bien, ante nosotros tenemos su secuela directa, desarrollada en el mismo reino de Hyrule, años después de haber sido librado de la influencia de Ganon. Un reino que siguiendo la trama del juego, descubriremos que tiene una dimensión paralela, llamada Lorule, sumida en la total oscuridad desde hace muchos años.
Pero bueno, para no desvelar mas detalles de la trama, vamos directos a por el análisis del título.

VISUALMENTE

El juego luce bastante bien, y consigue que aunque esté hecho totalmente en 3D, revivamos aquellos gráficos en 2D usando sprites, y lo logra con una gran soltura gracias a su gran colorido, modelados de baja poligonización pero aspecto resultón, y unas texturas bien aplicadas que aportan la guinda.
Para rematar, el juego aporta un toque muy curioso al poder convertir a Link en pintura para recorrer los muros, cosa que hace que alternemos mucho entre el juego clásico y el apoyo de recorrer los escenarios tridimensionales en una versión plana a la que no se le resiste ninguna pared (su aspecto de estar pintado con ceras es bastante gracioso a la par de efectivo).

                                                                

JUGABILIDAD

En este aspecto, A Link Between Worlds vuelve a la fórmula clásica de juego vista en A Link To the Past (amen de la mayoría de juegos para las portátiles de Nintendo), moveremos al personaje (con el joystick y botones al estilo tradicional, dejando la pantalla táctil para el inventario) por un mundo en perspectiva isométrica por escenarios divididos en cuadricula, y al llegar al borde de un cuadrado, hay una animación de pasada y llegamos a la siguiente zona de la cuadricula.

Esta fórmula evoluciona en el momento en que se nos da el poder de convertirnos en pintura, ya que Link podrá desde entonces recorrer los escenarios adherido a la pared y acceder a zonas secretas, con la limitación de una barra de energía, que se recarga cuando estemos en estado normal.
Hablando de dicha barra (evolución clara de la barra de magia vista en otros Zelda), esta vez es un elemento clave de la aventura, ya que todas las armas que usaremos en la aventura, salvo la espada, consumirán la barra en vez de tener que comprar unidades de cada una o andar podando hierva para conseguirlos.

Otra novedad es la forma de conseguir las armas, ya que esta vez habrá un mercader instalado en nuestra casa, que dará en alquiler cualquiera de ellas, bajo la condición de que si Link muere, tiene que devolver los objetos antes de reaparecer. Posteriormente se pueden ir comprando, por supuesto, y lo mas radical en este cambio, es el punto de que ahora podemos alquilar cualquiera de ellas desde el principio del juego, sin mayor limitación que la del dinero que cuestan, y pudiendo ir con total libertad por el mapeado visitando en el orden que se quiera los templos, sin necesitar seguir un orden preestablecido durante la aventura.

                                                                
 
 

DURACIÓN

Hablando claro, el juego tiene una dificultad mas adaptada a nuestros tiempos, algo mas accesible en general, siendo el juego de SNES un verdadero reto a los nervios de los auténticos jugadores, y este un paseo por el reino de Hyrule y Lorule, con algún que otro reto a nuestra cabeza para resolver los puzzles (evolucionados y con nuevas mecánicas gracias a la habilidad de fundirse en paredes), y algún que otro combate contra jefes finales que requerirá alguna que otra poción de vida, así como la torre de desafíos en la que nos enfrentaremos a 50 plantas de enemigos a cada cual mas complicado.
En total el juego anda cerca de las 30 horas, dependiendo de lo experimentado que sea el jugador, y contando con conseguir todos los objetos extra, corazones, etc…

                                                                

HISTORIA

Es un Zelda, y eso significa mucho. Este título en concreto tiene la particularidad de dar una libertad bastante grande de avance, sin dictarnos por donde ir, por lo que el juego tiene menor profundidad de guión, siendo solo en escenas de vídeo en determinados puntos cuando veremos realmente dicha historia y por que suceden las cosas.

La cuestión es que al estar pensado de forma libre y siendo portátil, la historia no es tan tan profunda como pueda ser la de un Zelda de sobremesa, pero desde luego llega a sorprender y mantiene la emoción hasta el final con un desenlace bastante satisfactorio, incluyendo alguna que otra sorpresa argumental.

Y ojo, que aun con esto puntualizado, considero que está muy por encima en muchos aspectos, sobre todo en diversión, de los últimos Zelda para Wii, a excepción del remake de Wind Waker.

                                                                
 
 

VEREDICTO

Solo puedo decir que es un juegazo, ya que según avanzas, hace que surja el sentimiento nostálgico por la formula clásica, y de repente te sorprendes por las nuevas mecánicas que le vienen que ni pintado(nunca mejor dicho) para demostrar que puede hacer mucho más que lo ya visto anteriormente y seguir su propio camino, ofreciendo horas y horas de diversión hasta acabarlo. Sabe brillar por si mismo.

En resumen, imprescindible para todo poseedor de la Nintendo 3DS o cualquiera de sus variantes.

Cómpralo al mejor precio en Amazon

Deja un comentario